Institut recherche jacquaire (IRJ)
Institut de Recherche Jacquaire (IRJ)

Identifier le Patrimoine jacquaire. Le voir comme des étoiles de la Voie lactée. Enrichir le Patrimoine mondial sur et hors les chemins.
Les pèlerins médiévaux vénéraient l’apôtre Jacques auteur de l'Épître. Au moment de la mort, il était le passeur des âmes.

Alegoría de Franco y la Cruzada, (traduction Deepl de la lettre 149)


Rédigé par le 27 Novembre 2022 modifié le 1 Décembre 2022

Un gigantesco mural de 13,70 metros de largo y tres de alto, conocido como "Alegoría de Franco y la Cruzada" o "Alegoría de la Guerra Civil", fue pintado en 1948 para decorar el vestíbulo del Archivo Militar de Madrid, sobre la puerta de entrada a la sala de lectura. Fue trasladada después de 1975 y actualmente se encuentra en el Archivo Militar de Ávila.

El pintor boliviano Arturo Reque Meruvia (seudónimo de Kemer) diseñó originalmente este proyecto para decorar la basílica del complejo monumental conocido como Valle de los Caídos. Este complejo se construyó a partir de 1942, a unos cuarenta kilómetros al norte de Madrid, como homenaje a los héroes y mártires de la cruzada. Se transformó en 1958 en un mausoleo para todos los combatientes muertos de la Guerra Civil, incluidos los combatientes republicanos católicos.




Conocí este cuadro en 2004, cuando Michel Renault, director de Fragile Editions, lo utilizó para ilustrar mi Brève histoire de Compostelle. Al año siguiente, Jean-Pierre Amalric, profesor emérito de la Universidad de Toulouse Le Mirail, aceptó descifrar algunos de los misterios de esta obra.
Unos años después de la publicación de este libro, Louis Mollaret pudo obtener imágenes de mayor resolución de los Archivos de Madrid. Desde entonces, duermen en mis archivos. Ahora es posible hacer un análisis más detallado. 

El centro de la composición

Vue générale de la peinture dans le hall des Archives militaires à Madrid, avant 1975.
Vue générale de la peinture dans le hall des Archives militaires à Madrid, avant 1975.

Franco et saint Jacques
Franco et saint Jacques
En el centro del cuadro, en una composición ilegible a primera vista, destaca una gigantesca representación de Franco con la armadura de un caballero medieval, el miles Christi encargado de defender la cristiandad contra los infieles. Pero también está vestido con la capa blanca del Gran Maestre de la Orden de Santiago, que sostiene con mano firme la espada de capitán del Ejército, la Iglesia, la Falange y los carlistas.
Sobre él, algunos ven al Jinete Blanco del Apocalipsis. Pero dada la veneración que el Caudillo tenía por Santiago, no hay duda de que es el Matamoros que derrotó a Clavijo. 

¿No se inspiró el pintor en la revista Signo, fundada justo antes de la guerra civil por el padre Manuel Aparaci, director de la Acción Católica? Así, esta composición parece poner en imagen esta oración a Santiago publicada en el n°3 del 6 de julio de 1936: 

"Que nos conduzcas como en el tiempo de Clavijo, cuando en el aire apareciste a caballo, blanco de luz blanca, un impulso vivo, triunfando sobre los musulmanes y exaltando la virtud. Acompáñanos hoy en la lucha contra esta invasión vertical que surge de nuestro propio suelo como una asfixia ingrata.

De hecho, toda la composición parece inspirada en las grandiosas exhortaciones de los editores de Signo.
L'ensemble de la peinture
L'ensemble de la peinture

La composición del conjunto

A ambos lados de Franco, el cuadro está construido en perfecta simetría, relatando el curso de la Guerra Civil en cuatro grandes períodos fácilmente identificables. De izquierda a derecha, se tratan los inicios de la guerra, seguidos de la implicación de todos los partidos políticos hostiles a los republicanos, luego la implicación de toda una nación y, finalmente, la marcha hacia la victoria.
Incluso antes de detallar esta multitud incomprensible, el pintor invita a los espectadores a comprender el conjunto materializando a través del color, de izquierda a derecha, el paso progresivo de la sombra a la luz.
Manuel Aparici contó que el 1 de febrero de 1936, cuando fue a pedir al Papa su bendición para la apertura del congreso de Acción Católica, presentó la guerra como una peregrinación más, bajo la guía de Santiago, incluso antes de que comenzaran las hostilidades: 

Compostela nos obliga a presentarnos como dignos descendientes del apóstol: firmes en la fe, alegres en el sacrificio, amantes de la disciplina, esforzados en la oración y ricos en obras de apostolado.

Partie gauche de l'allégorie
Partie gauche de l'allégorie

Izquierda de la mesa

A la izquierda, el mar, oscuro y bordeado de costas inhóspitas: Franco cruzó con dificultad el Estrecho de Gibraltar el 17 de julio de 1936, al frente de las tropas de élite marroquíes. Cuando atracaron, fueron recibidos por el fuego republicano. Muchos franquistas muertos o heridos, una tumba fresca marcada con una cruz. En el cielo atormentado, la Virgen de Zaragoza lleva el alma de uno de los primeros franquistas caídos.
Signo n°3 lo había escrito:

"Santiago, intercede para que, con la ayuda de la gracia divina, sepamos sufrir, permanezcamos sonrientes en el dolor y sepamos morir ofreciendo nuestra vida.

Así lo hicieron y les escuchó la Virgen, la que se había aparecido a Santiago con dificultades, rodeada de una cohorte de ángeles. Los republicanos abatieron a todos los soldados franquistas, pero siguen disparando en dirección a la Virgen. Uno de nuestros amigos gallegos, Carlos Montenegro, vio en esta escena un parecido con el cuadro de Goya, El tres de mayo, en el que los soldados de Napoleón disparan a los insurgentes españoles desarmados.
Desde el comienzo de las hostilidades, cada quince días, Signo publicaba una lista de honor con los nombres de los jóvenes de Acción Católica caídos en combate, bajo el título : 

"Ofrenda eterna":

los que vinieron a Santiago".

Le centre gauche du tableau
Le centre gauche du tableau

Centro izquierda de la mesa

Esta parte del cuadro muestra los hombres de todas las tendencias hostiles a los comunistas, falangistas, carlistas (los requetés) que se unieron a Franco, ayudados en gran medida por la Iglesia.  
En el nº 4 de Signo, impreso antes de los días de los disturbios del 18 de julio de 1936, Manuel Aparici rezaba "delante de Santiago", implorándole. Se lanzó la gran palabra "Cruzada".

"Todos los que luchan por el honor hispano, los hacen peregrinos... en un momento en que vamos a levantar la gran cruzada, la reconquista del mundo, para Cristo, por la fuerza y la fe del alma española".

Como recuerda Antón Anxo Pombo, este "espíritu cruzado lanzó a Santiago contra sus propios hijos y seguidores, como matarrojos (asesinos de rojos, republicanos)". Son los "españoles buenos" contra los "españoles malos". En esta escena, hombres de todas las armas, con diversos uniformes, algunos desarmados, se ofrecen a Franco, con las rodillas dobladas y las manos extendidas. Se puede ver a un diputado marroquí que lleva el Fez. ¿Quién se sorprendió alguna vez de que un descendiente de aquellos "moros" infieles asesinados en nombre de Santiago se pusiera a su disposición para matar cristianos? ¿Tenían estos hombres un sentido de venganza al venir a matar a los que habían matado a sus antepasados? En primer plano, un soldado muerto o herido frente a un mapa y, quizás, una radio. En el centro, un carlista con su boina roja de réquiem lleva al hombro a un herido. En el fondo, cañones y pueblos en llamas.
Le centre droit du tableau
Le centre droit du tableau

Centro derecha de la mesa

A la izquierda del Generalísimo, la multitud sigue presente, pero ya no es la misma. La luz es más brillante, los colores de la ropa son más brillantes; es toda la población civil la que anima a Franco. El pintor se ha esmerado en situar en primer plano a dos religiosos en oración, un franciscano y un dominico, un herido de pie con muletas; otro se está cayendo, al que la enfermera no puede sujetar. Y luego un intelectual con un libro y gafas, una extraña joven arrodillada con un vestido de otra época; detrás de ella un grupo de chicos jóvenes, un anciano con barba blanca, una enfermera que lleva un niño en brazos.
De nuevo un auxiliar marroquí vigila a Franco, un marinero y varios soldados, uno de los cuales blande una enorme cruz, la de la Cruzada. En el fondo, la insignia de la Falange, el yugo y las flechas. Más adelante, un tanque avanza, seguido por el ejército y los estandartes, los primeros signos de la victoria.
La partie droite du tableau
La partie droite du tableau

Derecho de la mesa

El extremo derecho del cuadro representa la evocación del desfile de la victoria, la entrada en Madrid el 28 de marzo de 1939. A la cabeza de los vencedores, la guardia marroquí de Franco, los saludos de Franco, los estandartes ondeando al viento. Franco es inmediatamente fotografiado al frente de sus 200.000 hombres. En el cielo, la fuerza aérea triunfante. Un arco de triunfo temporal con el nombre de Franco repetido seis veces, del que escapa un vuelo de palomas.
El emplazamiento fue elegido en el oeste de la ciudad, en el distrito de Moncloa-Aravaca, que fue escenario de una de las batallas más sangrientas de la ciudad, la Batalla de la Ciudad Universitaria, que duró dos años y medio.
El monumento actual data de 1956. Ahora se conoce como la Puerta de la Moncloa.

¿Cómo se puede ampliar esta interpretación?

Este cuadro ilustra el culto a la personalidad de Francisco Franco, clásico para un estado totalitario en la Europa de entreguerras.  En España, la estrecha imbricación de la Iglesia y el Estado se acentuó aún más con la mezcla de motivos bélicos y religiosos. 
En la actualidad, este enorme cuadro hace tiempo que fue retirado de su ubicación original y enviado al Archivo Militar de Ávila. Se dice que la familia del pintor donó otros bocetos de los cuadros que no se realizaron. 
¿Podrían personas reales haber inspirado al artista para dibujar tal o cual figura que rodea al personaje central? ¿Quién podría ser el intelectual de traje y corbata? ¿El anciano de la barba blanca se parece a un político conocido? Y esas personas religiosas 
Sería interesante que este estudio fuera ampliado por buenos conocedores de la España del franquismo y por un especialista en Arturo Reque Meruvia.

Il serait intéressant que cette étude puisse être prolongée par de fins connaisseurs de l'Espagne des années du régime de Franco et un spécialiste de Arturo Reque Meruvia.