Institut recherche jacquaire (IRJ)
Institut de Recherche Jacquaire (IRJ)

Identifier le Patrimoine jacquaire. Le voir comme des étoiles de la Voie lactée. Enrichir le Patrimoine mondial sur et hors les chemins.
Les pèlerins médiévaux vénéraient l’apôtre Jacques auteur de l'Épître. Au moment de la mort, il était le passeur des âmes.

EL MILAGRO DE TUDEJÉN, carta 134, versión original


Rédigé par Julio Donlo Fernández le 2 Mai 2022 modifié le 7 Octobre 2022

El milagro de Tudején, carta 134
El artículo de esta quincena, lo firma Julio Donlo Fernández, escritor y miembro de la asociación jacobea de Estella. Esto nos deja esperar otras contribuciones de peregrinos españoles en el marco de la asociación del Institut de Recherche Jacquaire con la Federación Española de Amigos del Camino de Santiago.



Un milagro en las aguas termales

El milagro de Tudején ocupa un lugar preferente del Codex Calixtinus, capítulo II del Libro I que recoge un sermón atribuido al Papa Calixto II destinado a ensalzar la festividad de Santiago. 
Se trata de una defensa terminante de la veneración debida a la festividad del 25 de julio. Hagamos notar que la iglesia española celebró hasta fines del siglo XI como fiesta de Santiago el 30 de diciembre, que conmemora la traslación de sus reliquias. Y que el Calixtino fuerza la imposición de la fecha y el rito romanos.

 

Aguas termales de Tudejen
Aguas termales de Tudejen

 “En este lugar cierto labrador estuvo majando trigo en la era todo el día de Santiago. Al atardecer se metió en un baño que estaba junto al castillo, una antigua y admirable obra de moros. Y al sentarse en él, la piel de la espalda, desde los hombros hasta las piernas, se le pegó a las paredes del baño y a la vista de todos exhaló su espíritu”. 


Tudején

Mapa de1140
Mapa de1140
 Tudején ya no existe hoy en día. Se despobló a principios del siglo XIII. Los pocos vestigios del pueblo y del castillo se encuentran en la municipalidad de Fitero (Navarra) 
En este mapa de 1140  puede observarse que la mayor parte del territorio castellano de Tudején y Santa María de Niencebas fue absorbido por el monasterio de Fitero que a su vez a finales del siglo XIV pasó al reino de Navarra.
 

De los baños árabes de Tudején queda su continuación en los actuales Baños de Fitero. Un moderno balneario que aprovecha las afloraciones volcánicas de aguas termales a 38 grados.
El enclave de Tudején era en esa época una población de moros y mozárabes que no celebraban la festividad de Santiago, justamente porque estaban en la trilla. Por eso nos hace un relato social muy verídico y añade una descripción de la villa, el castillo y los baños árabes que allí existieron tan concisa como exacta.
Es decir, el monje que transfiere la crónica a Compostela está muy bien documentado y ha pisado el terreno. Y la iglesia compostelana seguía muy bien sus pasos, por estrategia y por interés como veremos.

 

¿Por qué un milagro sin vínculo con Compostela?

Ruinas del castillo de Tudején
Ruinas del castillo de Tudején


A primera vista es un milagro raro y de localización anodina, fuera de cualquiera de las rutas de peregrinación. Porque Tudején era en el siglo XII una villa fronteriza del reino de Castilla en su límite oriental del valle del Ebro con los reinos de Navarra y Aragón. 

Tudején podía tener un valor estratégico pero no tenía significado jacobeo alguno.
En este punto la pregunta que nos debemos hacer es doble:

1) ¿Por qué se elige este lugar perdido en el mapa llamado Tudején? ?
2) ¿Qué razones pudieron mover al anónimo monje cluniacense y francés a llevar este lugar de Tudején a la consideración de la iglesia de Compostela?

Pues bien, Tudején aparece en la literatura jacobea en 1134 cuando muere Alfonso I, rey de Pamplona y de Aragón, y su testamento dice textualmente:

“Dono también a Santiago de Galicia, a Calahorra, Cervera y Tudején con todo su pertenecido”.

El testamento hace disposición de unas plazas que no eran de su reino aun cuando mantenía sobre ellas vasallaje fruto de su matrimonio fallido con doña Urraca de Castilla. Es lógico pensar que la iglesia compostelana planteara en ese momento su interés sobre esas plazas castellanas puestas a su disposición.
 

La hipótesis de un nuevo camino

 En los años 1920, el francés Prosper Boissonade y en los años 1970 el Suizo,  André de Mandash insisten en la idea de que aquí se quería abrir una nueva vía de peregrinación a Santiago, saltando del valle del Ebro a la Meseta. Eso no está documentado en absoluto. El Camino de Santiago del Ebro seguía la margen derecha del río por Zaragoza, Tudela y Calahorra. Su derivación a la Meseta se hacía en Gallur por el valle del Huecha siguiendo por Magallón, Borja, Tarazona y Ágreda.
 

¿Compostela Patriarcado occidental ?

   Pero pudo haber otro interés peregrino de más largo alcance que es la consideración de Compostela como Patriarcado occidental y en ese sentido nos dice el calixtino en el Libro IV, Apéndice I: 

 “Debe celebrarse el oficio de difuntos, a saber: vísperas y misa de requiem con las exequias y horas propias, no sólo por los guerreros de Carlomagno difuntos, sino también por todos los que desde el tiempo del mismo Carlomagno hasta hoy en día sufrieron el martirio por la fe de Cristo en España y en Tierra Santa”.

Esta cita del Turpín aúna la Cruzada española y la Cruzada en Tierra Santa. Una intención del Calixtino que concuerda con el espíritu cruzado de Alfonso I. Porque si de una parte dona su señorío del extremo oriental de Castilla a Santiago, de otra hace herederos de sus reinos privativos a las órdenes militares de Jerusalén (Temple, Hospitalarios y Santo Sepulcro).
Ese es el interés que había en la época por unir Santiago con el Mediterráneo como vía de acercamiento a la meta de una Jerusalén liberada en 1099.        
 
Así es como Tudején se convierte en hito jacobeo por el testamento de Alfonso I° sin estar situado en el Camino de Santiago.
 La iglesia compostelana lo conoció y lo siguió con legítimo interés desde 1134. ¿Hasta cuándo?
   Pues hasta que se resolviera la disputa testamentaria porque se trataba de un testamento estrambótico que no satisfizo a nadie y que exigió negociaciones y compensaciones bajo mediación papal.
 

En el caso de Tudején a partir de 1140 el rey de Castilla otorga su protección a una comunidad de monjes que viene a instalarse en este lugar bajo el nombre de Santa María de Niencebas. Protección que confirma en 1147 una bula papal que adscribe al Císter este nuevo monasterio y su abad Raimundo participará ya en el Capítulo General del Císter de ese año. A partir de entonces monasterio, villa e incluso castillo de Tudején quedan adscritos al nuevo monasterio cisterciense de Fitero construido en las inmediaciones. 
El monasterio de Nuestra Señora de Niencebas tuvo una existencia provisional. Los monjes eligieron un paraje más feraz a orillas del río Alhama y elevaron un segundo monasterio de Fitero, cuya iglesia fue consagrada en 1248. Este templo se conserva como iglesia parroquial de la villa de Fitero (Navarra).

Mapa actual
Mapa actual
 De la comparación del mapa de 1140 con el actual puede observarse que la mayor parte del territorio castellano de Tudején y Santa María de Niencebas fue absorbido por el monasterio de Fitero que a su vez a finales del siglo XIV pasó al reino de Navarra.

Y nosotros debemos concluir dos cosas:
  1. Que un monje cluniacense y francés ha servido de enlace entre Tudején y Santiago para llevar estas nuevas y también dar a conocer el milagro que nos ocupa.
  2. Que la fecha en la que visitó este enclave debe situarse entre los años 1134 y 1147, límite temporal máximo de la disputa testamentaria. Incluso pudiera suponerse que el conflicto se encauza en 1140 con el privilegio real, aunque bien sabemos que lo definitivo será el pronunciamiento papal.

Para finalizar

 El calixtino es un texto extremadamente minucioso y conviene analizar todos los detalles. Nos lo dice en la introducción como carta de Calixto II: 

« A su vez las demás cosas que en los libros siguientes están escritas como historia o las vi yo con mis propios ojos, o las hallé escritas, o me enteré de ellas por relato veracísimo y las escribí como mías.»  


Julio Donlo Fernández, escritor.